¿CON QUÉ BANCO ME CONVIENE TRABAJAR?

Las personas le dan muchas vueltas a qué banco elegir para trabajar con su empresa o negocio y siempre escuchamos comentar ¿Cuál es el mejor banco para trabajar? En verdad lo normal es operar con varios bancos a lo largo del tiempo porque las personas cambian y las prioridades del banco también y a lo largo de los años pasamos de recomendar un banco concreto a no querer saber nada de él.

A la hora de decidir qué banco elegir para realizar una actividad la cosa no cambia mucho en términos generales, aunque sí debemos aclarar que un banco puede trabajar muy bien para personas naturales, pero no para empresas y viceversa. Además, la banca corporativa es distinta en cada banco.

En caso no tengas muchos contactos en los bancos vamos a tratar de explicarte que cosas debes tener en cuenta a la hora de decidir cuál es el banco que más te conviene para tu negocio.

Como mínimo dos bancos

Hay mucha gente que no lo ve necesario porque considera que con uno tiene suficiente y reduce la carga administrativa pero la experiencia nos demuestra que es mejor tener como mínimo dos para poder comparar.

Además, es muy importante que el banco te vaya conociendo poco a poco, que vea tu día a día y el tipo de actividad que realizas en tu negocio, por lo que no es igual ir a pedir un préstamo a una entidad bancaria con quién tienes cuenta desde varios años atrás que a otro banco a quién vas a pedir algo sin haberle dado negocio con anterioridad.

Condiciones económicas a considerar

Desde el punto de vista estrictamente económico, hay una serie de costos y comisiones que debes evaluar y tener en cuenta, en muchos casos la comisión varía según el volumen de transacciones que realizas.

Si lo que necesitas es financiación, el acceso a la misma depende de cada momento en que se plantee. Cada operación debe tomarse como independiente y compararse con dos o tres bancos, preparando un pequeño expediente  y entregando a cada banco la misma información.

Otras consideraciones sobre qué banco elegir

  1. La visión que tengamos de un banco depende, en gran medida, del sectorista y gerente que nos asignen. Antiguamente podías estar toda la vida con el mismo banco y tratando con las mismas personas, los cuáles conocían tú negocio casi mejor que tú, pero hoy en día lo normal es que vayan cambiando de banco y también de agencia cada cierto tiempo y el poder de decisión que tienen es menor y está supeditado a la decisión del departamento de riesgos.
  1. Antes que te decidas por un banco te recomiendo que veas su web y los servicios online que ofrecen y sobre todo la agilidad de su página que se satura los 15 y 30 de cada mes, los mecanismos de seguridad que tiene y el costo de los mismos.
  1. Cuando calcules todos los costos no pienses que es poca plata, aunque lo parezca, has siempre un cómputo anual y verás que las diferencias entre un banco y otro en materia de comisiones puede suponer un ahorro importante.
  1. No existe un banco mejor en términos generales, por eso hay que buscar el que más se adapte a tus necesidades en función a la operatividad específica de tu negocio. No es lo mismo buscar un banco que te de seguridad y remuneración de tu caja, que otro si lo que quieres es financiación.
  1. Los bancos, como casi todos, se mueven por objetivos. El banco que hoy te dice no el año que viene puede decirte sí. Depende de la liquidez que tenga en ese momento, de su política de precios, del sector al que están orientados en ese momento, etc. Olvídate de temas de que ahora no quiero porque antes me dijo que no o porque el sectorista no te cae bien.

 

Regresar al blog